El uso de mallas anti aves como herramienta de control en los viñedos.

Introducción

El daño causado a los viñedos por las aves es, hoy día, una gran preocupación para los productores de uvas. Aquellos días de “dejar que las aves tengan su parte” han desaparecido hace tiempo. Los administradores de los viñedos que dedican su tiempo y esfuerzo a un mayor rendimiento y beneficios se enfrentan a una serie de problemas causados ​​por el daño de las aves. La más obvia es desaparición completa de las uvas.

malla anti aves

La colocación de malla anti aves es muy fácil de acomodar a un bajo costo.

Los estorninos europeos (Sturnus vulgaris), los petirrojos americanos (Turdus migratorius) y las cera de cedro (Bombycilia cedrorum) suelen tomar las uvas enteras de los racimos, dejando al productor con un claro y costoso indicio de que tiene un problema. Los pinzones caseros (Carpodacus mexicanus) y otras variedades de otros pequeñas aves, genéricamente llamadas “pardillos” por la mayoría de los cultivadores, picotearán las uvas en los racimos, causando daños que a su vez conducirán a la aparición de enfermedades por insectos, que terminarán por destruir el racimo entero.

Estas especies constituyen la mayor parte de las especies de plagas de los viticultores actuales. También se han reportado casos de codorniz de California (Lophortyx californicus), paloma de luto (Zenaidura asiatica), orioles de Bullock (Icterus bullockii), e incluso Coyotes (Canis latrans) dañando los cultivos para vino y uvas de mesa.

El daño del pájaro de las aves a los viñedos se ha convertido en un importante problema, debido al valor creciente de las cosechas de uvas vinícolas. Por ejemplo, hace unos pocos años atrás las uvas de vino de Chardonnay valían US$ 888.73 por tonelada y ahora se venden por $ 1,150.52 por tonelada. Estos precios reflejan el costo promedio por tonelada en California de una de varias variedades emergentes. Algunos productores han visto aumentos que son inclusive más altos de los indicados aquí. Este aumento puede atribuirse a dos razones básicas. El vino ha aumentado en la popularidad y la oferta de uvas de vino ha fluctuado mucho durante el mismo período de tiempo.

Las leyes económicas de la oferta y la demanda son ahora un factor en el control de aves. El viticultor ha buscado capitalizar esta oportunidad comercial incrementando el nivel de sofisticación involucrado en la gestión vinícola y, eventualmente, su rendimiento.

El enfoque tradicional 12/6 (12 pies entre filas, 6 pies entre las vides) y la disposición de los viñedos está siendo reemplazado por la tendencia al espaciamiento de la fila en tan poco como 6 u 8 pies y el enrejado vertical para permitir el espaciamiento de 4 pies entre las vides.

pájaro comiendo fruto

Pajaro comiéndose la fruta del cultivo de fresas.

La protección contra heladas solía consistir en la quema de neumáticos en el viñedo. Ahora, grandes cantidades de dinero se están gastando en el nivelado con láser, estaciones de monitoreo computarizado del clima, opciones de riego innovadoras y ventiladores de protección contra las heladas de viñedo. La gestión de los toldos y el enrejado se han convertido casi en una forma de arte. Pero la constante no sofisticada que queda por resolver es el daño de causado por aves.

Cada año los cultivadores pierden acres de uvas debido a las aves. Con un rendimiento promedio de tres a cuatro toneladas por acre de uvas, estas pérdidas rápidamente suman miles de dólares. Las uvas enteras desaparecidas o racimos de uvas picadas desde donde brota el jugo atraen avispas, hormigas, hongos y moho, o cualquier combinación de estos. Ello es suficiente para motivar tanto a hombres como a mujeres, sanos y bien educados, a hacerse rápidamente de una escopeta ante la vista de un estornino.

El enfoque tradicional para el control de aves ha permanecido básicamente sin cambios durante varios años. Cañones de propano, bombas de aves y silbatos han sido medios utilizados en la viña. Los dispositivos que hacen ruido han sido y seguirán siendo, una buena opción para el cultivador siempre y cuando tenga el tiempo y el recurso para emplear tiradores que puedan moverse cuando y donde los pájaros se muevan para mantener la presión.

Además, el Tratado de Aves Migratorias Federales (USA) permite disparar a estorninos. Sin embargo, pocas personas en el campo poseen la habilidad de distinguir, en vuelo, entre estorninos y otras plagas o visitantes de viñedos.

Micro tunel con malla anti pajaros

Malla anti aves en cultivo de viñedos en forma de microtunel, otorga mas facilidad para su mantenimiento brindando protección.

Los dispositivos visuales del susto tales como las cintas reflectivas, los globos, las cometas del halcón y los espantapájaros demuestran tener una eficacia limitada. Estos elementos funcionan mejor cuando se combinan con dispositivos generadores de ruido. Representan un intento de hacer que las aves se sientan lo suficientemente incómodas como para salir de la zona. Los dispositivos de intimidación visual hacen que los pájaros se sientan nerviosos, pero sólo por un corto período de tiempo, después de lo cual el hambre supera todos los otros impulsos. El mejor uso de estos dispositivos es en combinación con un programa de compensación que excluye las aves de las zonas que son más cómodas. Estas áreas suelen ser zonas perimetrales que ofrecen un escape rápido a la cubierta disponible.

Cuando estas áreas son protegidas en combinación de mallas anti aves, éstas se ven obligadas a volar más lejos hacia el interior del viñedo. La utilización de dispositivos de alarma visual y sonoras, ubicados en el área “interior”, resultan entonces más intimidantes que cuando se usan como técnicas independientes.

Los bio-sonidos son una técnica comprobada para repeler efectivamente a las aves de ciertas áreas. Sin embargo, sólo recientemente se han promovido su uso más allá de su eficacia en un intento de respuesta a la “solución rápida” que la mayoría de los productores buscan. Con ello, queda demostrado que inyectar dinero y tecnología a un problema, no es siempre resulta en la respuesta acertada. Mientras que los estorninos son una especie suficientemente vocal como para reaccionar ante una llamada de socorro, la mayoría de las otras plagas de aves de viñedo no lo son.

La utilización de trampas es otra opción que ha demostrado eficacia. Una vez más, es importante conocer las leyes que se aplican para la captura, pero una vez que un agricultor ha eliminado ese obstáculo, puede contar con algunos resultados. El uso más efectivo de las trampas parece implicar que la mejor opción disponible es utilizar una versión modificada de la trampa de australiana para cuervos. Cuando se usa durante todo el año, se puede empezar a notar un efecto sobre la población reproductora disponible de especies de plagas residentes. Sin embargo, esta técnica también resulta insuficiente para muchos cultivadores pues no ofrece una “solución rápida.

La diferencia entre el éxito y el fracaso de estas técnicas muchas veces puede que ni siquiera dependa de la tenacidad y el esfuerzo del cultivador individual. En cambio, los niveles fluctuantes en la población de las especies migratorias a menudo determinan el nivel de daño. La disponibilidad de fuentes alternativas de alimentos también juega un papel importante en la presión que las aves pondrán sobre un cultivador y su cosecha. Así como el clima influirá en las prácticas de gestión cultural de un viticultor, el éxito o el fracaso de especies, como estorninos o pinzones y ciclos de cría también tendrán un impacto en las prácticas de manejo en el viñedo.

Mallas Anti Aves

malla anti aves

Mas seguridad en tus cultivos, aumenta tu productividad, y calidad con malla anti aves.

En adición de los métodos descritos, el uso de mallas anti aves fue apenas recientemente considerada como una herramienta viable para la protección de los viñedos. Inmediatamente, surgieron objeciones relacionadas con un costo mayor, más laborioso y en general, más complejas. La utilización de mallas o redes ha siempre asumido siempre dos fundamentos:

1) no pueden ser utilizadas si el espacio a cubrir es muy amplio; y
2) no duran el tiempo suficiente para amortizar la inversión.

Aquellos que han considerado su uso notan de que la opción de la exclusión física a las aves, aunque parezca atractiva, suena demasiado buena para ser verdad. En la realidad, el uso de mallas anti aves resulta ser la mejor opción disponible para el productor. Además de ofrecer una protección total contra los daños causados ​​por las aves, el sistema es portátil, fácil de obtener, requiere muy poco entrenamiento para que tenga éxito y representa el único producto que puede ser “instalado y olvidarse de él”, y que resolverá los problemas de aves.

Es evidente que un tanto productores con 2 acres, como quienes cosechan en 120 acres, pueden beneficiarse con la utilización de estas mallas o enrejados. Hoy día, el costo en bodega de una buena variedad vinícola puede estar por sobre los US$ 2.000 por tonelada. Una parcela de unos 10 acres de este cultivo puede cubrirse completamente con mallas anti aves a un costo de aproximado de US$ 350 por acre. Además de la protección de bajo costo, los productores tienen dos tipos de redes disponibles: redes reutilizables que tienen una esperanza de vida de cinco a siete años y redes desechables que pueden utilizarse durante una temporada y luego tirarse.

viñedos con malla anti aves

Los productores de la uva consideran que el no tener controlado a las aves representan un problema en sus cultivos.

La compensación reutilizable brinda al agricultor la opción de pagar un costo más alto inicialmente para ser recompensado por menores costos amortizados en el transcurso de los siguientes cinco a siete años. Este método permite a algunos productores reducir estos costos por debajo de los US$ 100 por acre.

 

Los vinicultores de la Costa Este recolectan suelen cubrir enteramente sus viñedos con mallas a instaladas a mayor altura, lo que permite un más fácil acceso a maquinaria y a los trabajadores.

En Canadá utilizan redes de cinco a seis pies de ancho y que suelen instalarlas verticalmente. Esta técnica aprovecha el hecho de que la mayoría de los productores canadienses utilizan un sistema de enrejado vertical para maximizar la exposición a la luz solar de las plantas en una temporada de crecimiento más corta. Mediante la compensación vertical de ambos lados, estos cultivadores cubren la zona de fructificación de la vid para proteger las uvas.

Las actividades de los agricultores que incluyen el riego, la cobertura del cultivo, el control de enfermedades y el control de insectos, podrían verse afectados por el uso de redes o mallas anti aves. La mayoría de ellos ha considerado que el enrejado dificultaría o perjudicaría sus prácticas de gestión vital. La planificación aplicación práctica de mallas ha disipado la mayoría de estas preocupaciones. Sin embargo, la implementación de estos sistemas el control de las aves, en general, es muy reciente.

Otrora, los cultivadores la uva consideraban que el control de aves representaba un problema ocasional, cuando las grandes bandadas migratorias de estorninos ocurrían cada dos años. Actualmente California hospeda a una impresionante e imponente población residente de estorninos, lo que incrementa la frecuencia de los problemas por estas aves. Las mallas anti aves resultan mucho más eficaces cuando cubren las vides, creando un dosel protector. Ello es importante especialmente para los productores con problemas de pájaros estorninos, pues estas aves aterrizan en el dosel y encuentran su camino hacia la fruta. La cobertura por encima no necesita cubrir la vid, sino evitar la entrada desde la parte superior y los lados en la zona de fructificación. Por otra parte, los productores con daño de petirrojo y pinzón deben asegurarse de que la red cubra completamente la vid, ya que estas dos plagas comunes se alimentan desde el nivel del suelo hacia arriba.

Para la protección de los cultivos en fila, el enrejado se puede aplicar de dos maneras básicas. El más tradicional, ha sido desenrollar la red a lo largo dela longitud de la fila y luego levantarla en secciones, colocándola por sobre las vides. Luego se esparce por ambos lados del dosel y se le permite tocar el suelo o se le sujeta por debajo. El segundo y más desarrollado método de instalación de red, es la utilización de equipo y máquinas para su colocación por sobre la fila de plantas. Estos equipos suelen requerir el uso de un tractor y es considerablemente más rápido y menos laborioso que el enfoque más tradicional.

Con la malla anti aves sus cultivos estaran fuera del alcance de la aves

Colocación y Eliminación de las Mallas o Redes

Los productores han construido varios sistemas de aplicación y remoción de redes a lo largo de los años. La mayoría de estos dispositivos están basados en de uno de dos principios: hacer la red lo suficientemente pequeña para manejarla fácilmente, o construir el equipo lo suficientemente grande como para manejar casi cualquier cosa.

El próximo reto que enfrentan los productores con el enrejado es su desinstalación, con el fin de retirarlo, almacenarlo y reutilizarlo al año siguiente. Anteriormente, se procedía a su enrollado por mecanismos hidráulicos o manuales en rollos de entre 14 y 17 pies. Es importante mantener la tensión de la red en el embobinado para maximizar la cantidad de red almacenada por rollo, lo cual representaba una difícil tarea que en ocasiones también producís daños a la red.
Actualmente, existe maquinaria especializada para la aplicación, recuperación y enrollado de estas redes, que permiten el embobinado de redes en rollos que contienen por sobre los 2000 pies de longitud de malla. Estos mecanismos permiten recuperar y arrollar las mallas a razón de hasta 4 o 5 acres de terreno por hora. A su vez, ofrece como beneficios una mejor conservación de la red, un mejor almacenamiento y una fácil re-colocación en la siguiente temporada.

Conclusión

La batalla para el control de aves en los viñedos nunca será fácil. Años de investigación, esfuerzo, ingenio, ensayo y error han demostrado que no existe una solución sencilla. El uso de la mallas anti aves debe verse como lo que es: una herramienta más a considerar en la de gestión en los. El enrejado con mallas resulta una herramienta más eficaz, pero las otras técnicas discutidas aquí también tienen su mérito. El cultivador que más se acerca a ganar la pelea y ganar más dinero con su cosecha es también el cultivador que entiende que el control de las aves, como tantas otras prácticas de gestión vital, no puede ser ignorado.

El control de aves en los viñedos requiere de inversión en tiempo, dinero y esfuerzo. Estas inversiones muestran al agricultor las causas que originan los daños y le permiten tomar la mejor decisión sobre cómo minimizarlo.

One thought on “El uso de mallas anti aves como herramienta de control en los viñedos.”

Leave a reply

Your email adress will not be published. Required fields are marked*